Que inicie la operación bikini para lucir un cuerpo ideal para Semana Santa

Por 23 marzo, 2015 0 comentarios

cuerpo-ideal-para-semana-santa

El desafío de lograr un cuerpo ideal para Semana Santa se puede ganar siguiendo estos sencillos consejos para bajar de peso y recuperar la línea en poco tiempo.

La culminación de la Cuaresma esta cada vez más cerca, a pocos días, y te das cuenta de que tu figura no se encuentra en tan buen estado como para lucírtela en tu bikini cuando estés de playa bajo el flamante sol. Es entonces cuando inicia la operación bikini en la que te propones conseguir ese cuerpo ideal para Semana Santa y siempre.

MIRA TAMBIEN: 5 tips sobre trajes de baño que te harán lucir como lo deseas

Pero para cuidar tu figura y lucir ese cuerpo ideal para Semana Santa que deseas, la operación bikini no solo debe tratarse de comer sano, sino también de otras variables que giran en torno a este tema de un cuerpo saludable y bien cuidado, como hacer ejercicios y mantenerte hidratada, por ejemplo.

Hagamos a continuación una reflexión básica, sin muchas complicaciones sobre cómo hacer que tu cuerpo luzca mucho mejor para Semana Santa, a fin de que puedas lucir genial en tu bikini y tomando en cuenta que solo faltan pocos días.

¡Que inicie el entrenamiento!

Toma al menos 2 litros de agua por día. Si no tienes la costumbre de tomar mucha agua o de contar cuanta ingieres por día, te recomendamos utilizar recordatorios a través de tu celular.

Todas las mañanas, toma un vaso con agua con un limón 30 minutos antes de desayunar.

Ejercítate seis días por semana con una o varias rutinas que prefieras: una hora de caminata, corriendo o trotando, de yoga, pilates, spinning o cualquier otro que te guste.

Come tres veces al día y ten dos meriendas entre ellas: Recuerda incluir verduras, yogur, ensaladas, semillas, avena, etc.

Una regla de oro: No comas nada 3 horas antes de ir a dormir.

MIRA TAMBIEN: 8 alimentos antes de dormir que podrían provocarte pesadillas

Alimentos que debes evitar: Pan blanco, mucho queso, comida frita, refrescos y demás bebidas azucaradas y dulces (en toda su variedad).

Por último, si se te dificulta no ingerir algo dulce durante tu entrenamiento, puedes comer una pequeña porción de chocolate negro después del almuerzo o echarle un poco de miel a tu te. Además, si sigues los pasos al pie de la letra, podrás caer en la tentación de comer un poquito de las habichuelas con dulce típicas de la Cuaresma libre de remordimientos.

VALORA ESTA NOTICIA