Dichos y Refranes Dominicanos: Nuestro día a día

Por 9 junio, 2014

refranes-dominicanos

Una amiga le contaba a otra muy segura de sí misma:

Pues sí, esta mañana camino al mercado, el sol estaba picante “como ají-titi”, a pesar de que me levante temprano, ya que por lo que dicen “el que madruga, Dios lo ayuda”.

A una esquina del mercado me encuentro con una ex-compañera del colegio, de cuando vivía en el pueblo.- Muchacha cuantos años- le dije – ya tú ves como son las cosas, “dos montañas no se juntan, pero dos personas si” dijo -.

Y es la verdad, “es que este país es un patio”. Después de tantos años y la larga distancia, mira donde nos encontramos, en un mercado de la capital-. Intercambiamos números donde comunicaros y cada cual siguió su camino.

Recuerdo aquellos tiempos en el pueblo, cuando la yuca se compraba a $2 en cualquier sitio, ahora si no pagas $10 no compras nada, es así, “plátano maduro no vuelve a verde, tiempos que se van no vuelven”, buenos tiempos aquellos.

Ya decía yo, “el que mucho abarca, poco aprieta”, tuve que ir donde panchito, “ese vive entre Lucas y Juan Mejía” de aquel lado del puente,  y tan solo a buscar una cámara vieja, pero “a caballo regalado no se le mira el colmillo”.

De regreso a mi dulce hogar escucho un comercial del humorista Fausto mata, la verdad es que  “tiene más diente que una libra de ajo”, le queda bien el apodo de boca de piano… no hay duda alguna.

¡Chofer dejame en la esquina! – te dejo antes que ahí está un policía de tráfico- y es que los choferes le corren a los policías “como el Diablo a la cruz”. Igual no se puede con los choferes, el policía lo manda a parar y el “se hace el chivo loco”.

Al fin en casa preparando la cena me falto café, así que le puse chocolate porque “a falta de pan, cazabe” total “que barriga llena, corazón contento”… ¿o no?

VALORA ESTA NOTICIA